El community manager administra las redes sociales y comunidades online del negocio mientras que intercambia información y mensajes con los usuarios, cuando el social media diseña estrategias sociales y administra presupuestos. Cometidos muy lejanos, ¿no?

El contenido que puede parecer interesante para la comunidad es buscado y filtrado por el community, mientras que el social media organiza campañas, promociones y concursos que llevarán a cabo en periodos cortos de plazo. Asimismo la comunicación cliente-empresa es llevada a cabo por el community, ya que el social media se ocupa de desarrollar alianzas estratégicas dentro del sector para que la marca salga reforzada –colaboraciones con otros medios, incursión de la firma en nuevos ámbitos o publicidad enfocada a un público potencial-.

Por otro lado, la reputación social y sus vaivenes es llevada a cabo por el social media, cuando el community manager se limita a monitorizar las tendencias en las redes sociales al mismo tiempo que las actualiza.

Por último, uno de los grandes rasgos de tan distintos roles empresariales es el hecho de que el community manager es el encargado de identificar y reforzar las relaciones con influencers de la empresa y el social media analiza los informes del community para ver si estos funcionan o llegan a buen puerto.

Una vez resuelta la duda, ¿qué papel te gusta más y cuál te parece más útil?