“Si fuera para mí, ya lo habría conseguido”
Claro, seguro que las cosas vienen solas sin esfuerzo y si ese puesto fuera para ti ya lo tendrías sin tener que estudiar esas oposiciones… ¡Despierta y espabila!

“Con la suerte que yo tengo…”
¿Tan mal te ha ido en la vida? Seguramente no, pero esperas que la suerte llame a tu puerta y a la suerte hay que salir a buscarla porque es un poco perezosa, ya sabes…

“Está difícil”
Las cosas son lo difíciles que tú las quieras ver. El vaso medio vacío sólo debes verlo en los bares con tus amigos para pedir la siguiente ronda.

“Hay gente mucho mejor”
Claro que sí, campeón, siempre va a haber alguien mejor que tú, pero a menos que estés persiguiendo un récord Guinness, eso no es una excusa para nada.

“A saber que piensan de mí”
“Lo que digan los demás está de más”, ¿lo cantas en el bar cuando suena Mecano y no eres capaz de aplicarte el cuento? Pues ya estás tardando.

“Yo no soy capaz de eso”
Si no lo intentas, no lo sabes. Piénsalo, ¿cuántas otras veces te has sorprendido a ti mismo? Cuando tenías 12 años la selectividad también te parecía el reto del siglo…

“No soy tan bueno”
Pues ya lo serás, lo que tienes que hacer es moverte para serlo. Se puede tener estrella o nacer estrellado, pero nadie es perfecto desde su primer minuto de vida.

“No llegaré jamás”
Si no vas, sí que no vas a llegar. Las cosas, como son. ¡Muévete! Cada días que pasa sin que empieces a perseguir tus metas, es un día perdido.