1. Saca los billetes de embarque con tiempo, no lo dejes para el último momento por dos motivos: te vas a agobiar innecesariamente y puede que en algunas compañías te cobren sobrecargo por sacarlo en la propia terminal.

2. Pesa y mide la maleta antes de salir de casa. Te evitarás sustos si viajas en avión que estás aún a tiempo de evitar.

3. Cuando vayas de camino al aeropuerto o estación, mantén lo más necesario a mano: bien sea en el bolso, en la parte exterior de la maleta, en un bolsillo…

4. ¿No te cabe todo en la maleta? Enrolla la ropa. No se arruga, garantizado. Vas a aprovechar el doble el espacio.

5. Cargadores y claves de WiFi (si necesitas). No olvides pedir en el hotel la clave del WiFi y llevar tus cargadores encima.

6. Y hablando de cables…prueba a meterlos en una funda de gafas. Es una buena forma de tenerlos localizados, juntos y que no se enreden con el movimiento.

7. O los pendientes/collares/pulseras en un pastillero con separadores. ¡Un truco realmente útil!

8. Mantén tu dinero a salvo en la playa y en el hotel/apartamento. ¿Cómo? Escondiéndolo en sitios distintos a los obvios como en un bote de crema o champú vacío.