1. Aprender a decir no
Parece una tontería, pero decir “no” en el momento adecuado y de una forma correcta es algo que no todo el mundo es capaz de hacer. Puede ser por miedo al rechazo, por pudor, por sentimiento de culpa… En fin, la cuestión es que debemos aprender, poco a poco, los grandes beneficios que tendrá para nuestra carrera decir “no” en algunas ocasiones.

2. Delegar con conocimiento de causa
Delegar no es ceder un trabajo que no te apetece o no sabes hacer. Delegar es confiar en otra persona para hacer algo que tú también sabrías hacer. Se delega con conocimiento, sabiendo que igual es necesario ayudar a la otra persona… Pero tener la capacidad de hacerlo dará un empujón muy importante a tu carrera. Cargarte de trabajo por miedo a delegar, es una auténtica tontería.

3. No procrastinar
¿Cómo vas a evolucionar si cada día eres más vago? ¿Si dejas las cosas para el día siguiente? Transforma toda esa dejadez en productividad y eficiencia si de verdad quieres crecer como profesional. Nadie alcanza el éxito laboral dejando las cosas pasar…

4. Evolucionar y aprender: ser curioso
¡Qué importante es seguir siendo un niño en ciertos aspectos! Y es de ellos de los que tenemos que aprender que jamás debemos dejar de ser curiosos, de preguntar todo aquello que no sepamos. Cuando crecemos tememos más preguntar, por si nuestra cuestión es una tontería… deja a un lado ese miedo y nunca dejes de aprender.

5. No pisar a nadie en el camino
Por supuesto y por último, no debes subirte a los hombros de nadie para hacerte tu más alto. No pises a nadie por el camino, no pongas trabas a los demás para poder crecer tú… Porque antes o después, caerás.