Coquetto Bar, el último restaurante de Mario Sandoval y sus hermanos en Madrid, vio truncado su nacimiento con la fatídica pandemia. Sin embargo, durante los meses de confinamiento, esta familia de restauradores propietaria de Coque, aprovechó el parón para poner en marcha nuevas ideas de negocio. La última y más aclamada en la capital ha sido el servicio de delivery, CoquettoGo, que está haciendo las delicias de los amantes de la fórmula más casual del biestrellado restaurante.

«Pensamos mucho qué y cómo hacerlo», dice Mario Sandoval. «Y llegamos a la conclusión de hacer platos que la gente no pueda hacer fácilmente en casa: el codillo, el cochinillo, la carrillera, el jarrete de ternera, el cordero… Platos de cocciones largas y lentas, algo que uno hace en casa sólo muy de vez en cuando. Una propuesta que además conecta con la esencia de nuestra cocina» dice sobre este formato de su nueva y moderna casa de comidas.

Delivery distinguido y sostenible

Cuando llaman a la puerta de tu casa, el pedido te lo entrega y impecable camarero al que sólo se falta servirte los platos en el mantel. «Lo llamamos nuestro ‘camarero de calle», bromea Mario. Pero no va desencaminado el término.

Antes del confinamiento había quienes pensaban que el delivery y la alta cocina no maridaban muy bien. Sin embargo, era una vía inexplorada que por fin ha encontrado fórmulas adecuadas para llevar la experiencia gastronómica más exigente a casa.

Este es el caso del acuerdo al que han llegado Coquetto y Glovo. “Queríamos hacer algo más personal –continúa Sandoval–, la marca nos lo pedía. Era importante encontrar la fórmula para que el producto viajara bien». Por eso, para hacer la entrega disponen de su propia flota de repartidores y vehículos híbridos enchufables.

En este acuerdo con la start up de pedidos a domicilio, Glovo actúa como marketplace y ofrece su tecnología para poner en contacto al restaurante con sus usuarios a través de la app, y darle así más visibilidad. Con el objetivo de cuidar hasta el último detalle, los pedidos en CoquettoGo se reservarán con una pre-orden de 24 horas.

Una carta muy sabrosa

La carta se compone de entrantes, platos para dos, guarniciones y postres, así como tres opciones de menú. Algunas de las opciones estrella de la carta son el ajoblanco de almendra, el cochinillo o el jarrete de ternera asado, junto con acompañantes como lechuga viva y postres como el chocolate crujiente. Todo llega bien envasado y en un un packaging de diseño que, por supuesto, responde a su filosofía sostenible, realizado con materiales reciclables y compostables que garantizan la conservación y calidad del producto.

Con  un máximo de 50 pedidos diarios, Coquetto compagina el servicio de comida y cena del local de la calle Fortuny con dos turnos de reparto a domicilio y uno de take away por servicio. Como todos se hace bajo pedido previo, los platos se elaboran a diario: «La nuestra es una cocina reciente. «, anota Mario. «Todo el concepto gira en torno a aquellos platos que nosotros adorábamos cuando éramos chavales: esas ensaladitas, los escabeches, platos bien elaborados y hechos con amor… eso que nunca falte».

Este proyecto, explica Mario, ha sido impulsado con especial cariño por su hermano Diego –el impecable jefe de sala de Coque–: «Él tiene toda la experiencia directa con el cliente. Así que el mérito es todo suyo», aplaude Mario. La carta se redondea con una oferta de vinos seleccionada por Rafael, el sumiller de la familia. Y el precio medio por comensal es de unos 30-35 €, que bien lo merecen.

Una alianza con la alta cocina

La suma de CoquettoGo a Glovo es una muestra más de la tendencia de la alta cocina de subirse al carro del delivery. Por eso la aplicación ha creado una burbuja especial de Alta Cocina, en la que se puede encontrar una selección de restaurantes de calidad entre los que figuran CoquettoGo o GoXO, entre otros.

CoquettoGo continua su andadura en el delivery de la mano de una de las empresas líderes en el sector que, además, es española. “Es un paso imprescindible para posicionar nuestra nueva marca ‘para llevar’ en Madrid y ser competitivos. Nuestro concepto está basado en el producto, la sostenibilidad y la seguridad, que hoy en día es un lujo. Hoy más que nunca hay que ser comprometidos», dice  Sandoval.

Otros deliverys que merecen la pena: