Durante mucho tiempo, el coche más vendido de Audi era su modelo A4, pero los nuevos gustos del conductor están dirigiéndose de las berlinas a los todocaminos compactos. En este sentido, el A3 Sportback, con sus más de cinco millones de unidades vendidas en todo el mundo desde su lanzamiento en 1996, no es todavía el superventas histórico de la marca alemana, pero lo inexorable de la tendencia indica que lo va a ser en breve.

El nuevo Audi A3 Sportback es la cuarta generación del modelo de más éxito de la actualidad, y no se han limitado a una operación estética: han realizado una absoluta revolución en diseño (lo más llamativo, la parrilla frontal más ancha, con forma de panal de abeja), sostenibilidad (un ejemplo: en cada coche se han reciclado 45 botellas de plástico para crear la tapicería), tecnología (heredada de los vehículos superiores de Audi, Q7, Q8 y A8) y, sobre todo, totalmente digitalizado y en red.

Más espacioso 

El tamaño del nuevo Audi A3 Sportback no ha cambiado mucho (31 mm más ancho y 33 mm más largo y 8 mm más bajo), pero el uso del espacio en el interior se ha optimizado para que siga siendo uno de los representantes más espaciosos de la clase compacta.

Todo el interior está conformado en gran parte por el nuevo concepto operativo y de infoentretenimiento MMI: en comparación con el predecesor, todas las funciones están mucho más estrechamente conectadas en red, con una potencia informática que es diez veces mayor que la del predecesor. Esto afecta al acceso a numerosas funciones en línea de Audi connect. Y permite la comunicación entre los vehículos y con otras fuentes de información (servicios car-to-x), por ejemplo, para localizar espacios de estacionamiento gratuitos en la ciudad o para anunciar el tiempo que le queda en verde o en rojo al semáforo… Siempre que estos estén preparados para ello, como lo están los de Ingolstadt, la ciudad bávara en donde se fabrican los Audi.

Lo que sí podemos notar, en modo de crucero, es que el coche frena solo si el de delante lo hace, o la ayuda que ejerce el coche para seguir en el carril si soltamos las manos del volante y dejamos que el coche vaya a su aire en autovías con curvas suaves… El sistema impide que nos salgamos, pero las alarmas sonoras actúan rápidamente obligándonos a retomar el control del volante. Y si no lo hacemos… el coche se para automáticamente.

Nuevos motores

Los primeros vehículos entregados se ofrecen con tres nuevos motores: el 35 TFSI (150 CV) con una cilindrada de 1,5 litros, con transmisión manual de seis velocidades. Es la versión más básica disponible, a partir de 27.770 euros. Hay, además, dos versiones diésel: un 30 TDI con 116 CV, también manual, con seis velocidades, pero con cilindrada de dos litros, y el 35 TDI también de dos litros, pero con cambio automático S Tronic y 150 CV de potencia y un par motor de 360 Nm. Esta fue la versión que conducimos por las carreteras del norte de La Alcarria, desde Puebla de Beleña a Torija, pasando por Espinosa de Henares e Hita.

Quien conozca la región sabrá que combina tramos de largas rectas con otros que encadenan curvas cerradísimas sin estar en terreno montañoso. Y ahí pudimos comprobar cómo el coche muestra su mejor tracción en curvas cerradas y una dirección aún más precisa que la de su predecesor, tanto que parece que hubiera encontrado raíles en el suelo para seguir el recorrido de la curva.

Esto es solo el principio. Próximamente llegarán la versión híbrida enchufable, la versión quattro (no en diesel) o motorizaciones mucho más potentes (204 y 245 CV e, incluso, una de más de trescientos caballos), pero si eres uno de los numerosos clientes que han decidido en esta Nueva Normalidad que no piensas coger un coche compartido más (¡a saber cuantas sucias manos han tocado el volante cada día!) y quieres prestaciones, tamaño y conectividad (y eres entusiasta de Audi), este es, sin duda, tu coche.

Audi Driving Experience: el sueño de ser piloto