Consigue que tu rendimiento laboral no se detenga

Un equilibrio entre el esfuerzo que hacemos al trabajar y un descanso cada cierto tiempo son la clave para mantener tu rendimiento a punto. Pero esta ecuación no solo funciona con trabajos físicos o deportistas, también puede adaptarse a muchos ámbitos laborales en los que estos consejos sacarán lo mejor de ti. Al comienzo de casa semana llena un cajón de casa con snacks saludables como muesli o nueces, luego, cada día, tómate libre 10 minutos y matar el gusanillo tomando algo del “cajón saludable”.

Consigue que tu rendimiento laboral no se detenga

Cada mañana al levantarte estira tu cuerpo durante 10 minutos

Consigue que tu rendimiento laboral no se detenga

Sube por las escaleras a casa o al trabajo, pare cada par de plantas para charlar con un compañero si lo necesitas.

Consigue que tu rendimiento laboral no se detenga

Ve a una cafetería con un papel en blanco. Pídete una bebida y descarga todas tus ideas en el folio.

Consigue que tu rendimiento laboral no se detenga

Llama a diario a un amigo o un familiar y charla con él durante 10 minutos.

Consigue que tu rendimiento laboral no se detenga

Cierra la puerta de tu habitación y lee durante 15 minutos algún artículo o lectura divertida y desestresante.

Consigue que tu rendimiento laboral no se detenga

Pasea a diario al menos 15 minutos por la calle y párate con lo que te rodea.

Consigue que tu rendimiento laboral no se detenga

Mantente al día en la oficina: usa Twitter donde podrás estar actualizado y en contacto con amigos.

[td_smart_list_end]