5 momentos memorables en The Office

Cuesta mucho quedarse con, solamente, cinco momentos memorables de la versión norteamericana de The Office, pero gracias a los gags de Michael, la cosa se vuelve más sencilla a la hora de selección algunos de los mejores momentos de la serie que marcó un antes y un después en los sitcoms.

5 momentos memorables en The Office

The Job: El final de la tercera temporada de la serie marcó un punto de inflexión. Además de tratarse de un episodio doble, The job contiene algunos de los mejores momentos de The office. En primer lugar, por la situación de la relación entre Jim y Pam. Y en segundo lugar, por Dwight al ser nombrado Gerente Regional. ¿El mejor momento? Cuando Dwight trata de ser realmente un jefe y nadie lo respeta.

5 momentos memorables en The Office

Survivorman: Ver a Michael en plan Bears Grylls no tiene precio. Y todo porque el jefe no fue invitado al campamento. Él solito se lo monta para salir solo de aventuras. Sin embargo, su combinación con la naturaleza no parece funcionar. ¿El mejor momento? Cuando Dwight, que vigila a Michael a escondidas, salva la vida de su jefe evitando que comiera hongos venenosos.

5 momentos memorables en The Office

Business School: Nada como ver a Michael Scott dando una charla empresarial en la universidad basándose en los nombres de las chocolatinas. Se trata, sin duda, de los episodios más celebrados en cuanto a meteduras de pata de Michael se refiere. ¿El mejor momento? Prácticamente todas las escenas que comprenden el discurso de Michael. ¡No da una!

5 momentos memorables en The Office

Basketball: Para estrechar lazos entre los trabajadores de la oficina y el almacén, se organiza un partido de baloncesto. Lo que iba a ser una sesión de deporte amistosa, se termina convirtiendo en una pelea. ¿El mejor momento? Dwight motivado formando equipo con Michael. Al pelota de la oficina se le termina yendo el partido de las manos dada su pasión por el reto.

5 momentos memorables en The Office

Stress Relief: El mejor ejemplo de cómo un simple simulacro de incendios organizado por Dwight puede acabar en tragedia. Michael, por su lado, promueve una sesión de música relajante para sus empleados, pero el asunto termina acabando mal. ¿El mejor momento? Cuando a Stanley le da un ataque al corazón después de tantas emociones. Un manual de cómo no hay que hacer las cosas.

[td_smart_list_end]