Los días ya se alargan y los sábados por la mañana apetece salir de terrazas para que los buenos pensamientos se alimenten del sol y los planes del verano empiecen a cobrar vida.

Si vas a trabajar de manga corta o en tirantes, no pierdas la elegancia y sonríe, que nunca se sabe cuán feliz puedes hacer a alguien siendo feliz.