1.Tienes una letra de tamaño medio
Si tu letra es pequeña eres una persona tímida e introvertida, meticulosa y muy trabajadora, por lo que tienes madera de líder. En cambio, si tu letra es más bien grande, te gusta llamar la atención y estás algo más lejos de serlo. Pero si tu letra es de tamaño medio, tu equilibrio te llevará a ser un buen líder.

2. Tiendes a escribir las palabras con un espacio justo
Si escribes las palabras muy pegadas eres una persona sociable a la que le gusta trabajar en equipo, pero tiendes a ser entrometido. Vas por buen camino, pero ten siempre presente que un buen líder debe confiar en los demás y no interrumpir su trabajo continuamente para supervisar. Si tus palabras están muy separadas, te gusta ir por libre y trabajar solo, te cuesta formar equipo.

3. Tu letra no tiene inclinación hacia ningún lado
Si la inclinación de tus letras suele ir hacia la derecha, significa que estás dispuesto a aprender, a descubrir nuevas cosas. En cambio, si la inclinación es hacia la izquierda, tiendes a ser más solitario y tranquilo. La clave para ser un buen líder es tener una letra recta que denota que eres una persona lógica y práctica que sabe razonar equilibrando cabeza y corazón.

4. Unes las letras
Si tu letra es más bien redondeada, eres creativo. Si es puntiaguda, eres intenso e irascible, pero también es signo de gran inteligencia y curiosidad. Si eres de los que une las letras al escribir, denota que eres una persona bastante metódica y podrías ser un buen líder por tu gran capacidad para estructurar las ideas.

5. Escribes a un ritmo más bien lento
Si eres de los que escribe muy rápido, eres impaciente y te gusta la puntualidad. En cambio, si escribes a un ritmo más bien lento, eres una persona organizada y confías en ti, lo cual es muy importante para liderar cualquier negocio, si tú crees en ti, darás confianza a los demás.

6. Aprietas el bolígrafo al escribir
Si eres de los que cuando escribe aprieta el bolígrafo, eres alguien comprometido y te tomas las cosas en serio, lo cual es muy importante a la hora de hacer negocios. Pero si aprietas tanto que tu letra parece calcarse en la siguiente página, eres una persona demasiado rígida y te cuesta ceder. En caso de que escribas como si acariciases el papel con el boli, eres empático, pero espabila, quizá te falta astucia para negociar.