No tengas prisa y ve poco a poco
Trata de no pensar a largo plazo y céntrate en el día a día. Quizá ahora no estás haciendo lo que te gusta, pero lo que haces te está permitiendo ahorrar para pagarte algo que necesitas para llegar a lo que te gusta. Busca el lado positivo, ¿qué pasaría si ni siquiera pudieras ahorrar? Todo llega, ve poco a poco y ten paciencia.

Estudia el mercado y toma referentes
¿Quién ha hecho antes que tú eso que quieres conseguir? ¿Ya lo tienes en mente? Pues infórmate sobre cómo lo ha hecho y toma nota. Reflexiona sobre lo que tienes y lo que te hace falta y piensa cómo mejorar lo primero y conseguir lo segundo. Conocer la realidad, situarteen ella y tener referentes te ayudará a seguir el camino adecuado.

Ten siempre algo que ofrecer
No se trata de trabajar gratis, sino de aprender. Ofrécete para ayudar, pero no para trabajar. No hagas gratis algo por lo que otros tienen un sueldo. La esclavitud ya se terminó hace mucho tiempo y el objetivo es adquirir habilidades y conocimientos de aquellos que saben más que tú, no hacerles el trabajo.

Busca a aquellos que ya están donde tú quieres llegar y date a conocer
Muévete y consigue contactos. Ve a charlas, a conferencias, apúntate a redes de networking, trata de entrar en contacto con aquellos que trabajan en el sector que engloba la profesión con la que quieres ganarte el pan. De todo el mundo se aprende y a ti te interesa aprender de los que ya están en el lugar al que tú te diriges.

Prepárate para hacer esfuerzos
Todo en esta vida requiere un esfuerzo y cuanto antes te mentalices de ello, mejor te irá. No pienses en cuánto odias madrugar para ir a esas clases, piensa en qué puedes conseguir una vez que consigas el título. No des vueltas a lo mucho que te aburre ese trabajo, piensa en lo que estás aprendiendo. Busca el lado bueno de las cosas.