Las leyes vigentes más raras e inútiles del mundo

¿Crees que nuestras leyes son estrictas? Pues prepárate para conocer los deberes de los ciudadanos más extravagantes del globo. Algunas por tradición y otras sin sentido alguno, te parecerá cuanto menos divertido saber qué no puedes hacer en el extranjero para ser multado fácilmente –e incluso sin saber que estás cometiendo un delito-.

Las leyes vigentes más raras e inútiles del mundo

1. Prohibido masticar chicle en Singapur. El país asiático prohibió este acto tan normalizado en todo el mundo a partir de 1992. El mobiliario urbano y su cuidado son las razones de tal delito.

Las leyes vigentes más raras e inútiles del mundo

2. No se permite orinar más tarde de las 22:00. Así sucede en Suiza donde tirar de la cisterna a partir de esa hora se considera rotundamente ilegal. ¿La razón? El ruido que los vecinos no tendrían que soportar.

Las leyes vigentes más raras e inútiles del mundo

3. Taxistas musicales. En Finlandia los transportistas urbanos tienen prohibido poner música de la que no hayan pagado derechos de autor previamente. Atentos a su SGAE.

Las leyes vigentes más raras e inútiles del mundo

4. No te atrevas a morir en el Parlamento. Esta ley implantada en Londres es de las más absurdas según The Times. Esto es a causa de que una muerte en el real edificio obligaría a celebrar un funeral del mismo nivel para el fallecido.

Las leyes vigentes más raras e inútiles del mundo

5. Sin beso en la despedida, a menos que quieras ser multado. Así ocurre en la estación de tren de Warrington donde cuelga el letrero de “Prohibido besarse”. Esta ley, implantada en 1910, se llevó a cabo por los retrasos que los arrumacos provocaban en los trenes.

Las leyes vigentes más raras e inútiles del mundo

6. Si no limpias tu coche, olvídate de salir. En Rusia está prohibido conducir con el automóvil sucio, ley que los ciudadanos reprueban constantemente, aunque, ¿dónde está el límite de la suciedad?

Las leyes vigentes más raras e inútiles del mundo

7. No busques a tu príncipe azul. Así podría interpretarse esta ley de Los Ángeles que prohíbe lamer sapos. Algunos desprenden una sustancia que podría colocar al sujeto en sí, lo que no permiten las autoridades.

[td_smart_list_end]