1. Abres medio ojo sólo para mirar Facebook. ¿Ves normal que esto sea lo primero que haces por la mañana? Por favor, desengánchate del móvil. Déjalo en otra habitación a la hora de dormir para evitar tentaciones.

2. Persiana hasta abajo. Es normal que nos moleste la luz del sol en los primeros momentos en que despertamos, pero es la mejor manera de activar nuestro organismo. Deja al menos un tercio de la persiana subida para que entre el sol. Te levantarás con mejor humor, ya lo verás.

3. Desayunar: ¿para qué? Saltarse el desayuno o desayunar un simple café es una de las cosas más comunes (y más perjudiciales). Desayuna proteínas, lácteos, fruta, cereales. Es la comida más importante del día y si no la haces bien, lo arrastrarás durante todo el día.

4. Una duchita con agua hirviendo. Por las mañanas da mucha pereza ducharse con agua fría pero una ducha templada es mucho más efectiva para despertar y activarnos. El último chorro, si puedes y te atreves, que sea de agua fría. Molesto al principio, efectivo después.

5. Todo deprisa y corriendo. Qué típico. Correr de un lado para otro, se olvidan las llaves del coche, el tupper de mediodía… por favor, prepara las cosas la noche anterior y levántate media hora antes de lo habitual para hacer las cosas con calma. ¿Cómo pretendes empezar bien el día con ese estrés?