En Madrid reside Sonia Grande, la asturiana de 51 años que, de forma discreta y a la sombra, viste las películas de Woody Allen, uno de los directores más esperados en las salas de medio mundo.

Aunque su carrera no pasa desapercibida por los cineastas españoles: 10 nominaciones a los Goya y un galardón en su estantería por “La niña de tus ojos”. Además, entre sus clientas filmográficas se encuentran Meryl Streep o Nicole Kidman -a la que vistió en España con “Los Otros”-.

Pero Sonia destaca en Hollywood por lo suyo en lo laboral con Allen, del cual dice que “no es un personaje excéntrico, pero sí muy personal”. Con él ha elegido el armario de filmes como “Midnight in Paris”, “Vicky, Cristina, Barcelona”, “A Roma con amor” o la última del artista, “Magia a la luz de la luna”. Parece que el célebre neoyorkino confía en el buen hacer del estilo ibérico.

¿Y qué quiere el cineasta en los sets de sus rodajes? Adora los jeans, el color teja en las telas, los verdes y detesta lo brillante y el azul marino, mientras que su tela favorita es el famoso “tweed” que catapultó la firma Chanel.

Como curiosidades, Grande reconoce que no tiene nada de especial trabajar con Woody, y que el personaje de su cine al que más le costó dar vida fue Picasso en “Midnight in Paris”.
¿El secreto de Sonia? La narrativa del vestuario, que dice aprendérselo al dedillo y escuchar a sus personajes.