En materia educativa, la adaptación a las nuevas tecnologías está muy retrasada. En cambio, tanto jóvenes como adultos (sobre todo los primeros) aumentan sus conocimientos tecnológicos con rapidez, y gran motivación.

El problema principal es que muchos jóvenes solo conciben el uso de las redes sociales para la diversión. Y se podrían utilizar para muchas otras cosas, entre ellas, la educación. Lo que hace falta es que las escuelas, universidades y centros de formación también estén concienciados.

Según un estudio de Pew Research, el 57% de los jóvenes utiliza Internet para realizar los deberes, es decir, usan la Red como método de aprendizaje. ¿Por qué no aprovechar este interés por la tecnología en las clases?

Es una evidencia que los jóvenes se sienten motivados por las redes sociales, por la tecnología y por todo lo relacionado con la Red. Aprovechemos este interés.

El uso de redes sociales, la creación de perfiles con fines de aprendizaje, puede ayudar a la creatividad de los estudiantes. Un estudio de la Universidad de Oxford publicó para qué se utilizaban los servicios de Internet. Así, se descubrió que Wikipedia, los foros y los blogs se usaban principalmente para el estudio y el trabajo. Por otro lado, las redes son utilizadas principalmente para fines sociales.

La educación también debería aprovechar la información que proporcionan las redes sociales. Así, podrían enseñar a los estudiantes a utilizar filtros para encontrar información veraz y de calidad, que pueda utilizarse en el aprendizaje.