A menudo nos reprimimos de comer alimentos azucarados por miedo a romper la dieta o que se nos eleve las posibilidades de padecer enfermedades diabéticas.

Como a los niños, se nos han instruido grandes mentiras sobre este alimento, del que necesitamos una fuerte presencia en nuestro día a día -siempre y cuando sea natural su proveniencia-. A partir de ahora no podrás negarte a esa tostada con azúcar que tanto te asustaba. Los mitos sobre el dulce producto son muchos y variados, aquí algunos de ellos.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11407]