¿Por qué darle tanta importancia al titular en los correos electrónicos? Porque gracias a lo que ponga en el asunto, el destinatario elegirá si abrir el correo o directamente borrarlo.

Se cometen muchos errores al escribir el asunto en los correos, principalmente porque no se le otorga la importancia que tiene. Por eso, os vamos a mostrar cómo no titular jamás los emails.

1. Ausencia de titular. El mayor error de todos. Si quiere reducir las posibilidades de que lean el email, no pongas nada en el asunto. Incluso ya existen plataformas que te consultan si “estás seguro” antes de mandar un email sin completar la línea de asunto.

2. Completarlo con el nombre del destinatario. Esta opción solo sería para un correo común, pero deberías incluir algo más en el asunto. Normalmente, el que ha recibido el correo ya sabe que es para él. Puede resultar una obviedad.

3. Escribir un título demasiado extenso. Seguro que ni siquiera le permite al destinatario leerlo cuando lo vea en la bandeja de entrada. Sobre todo si está consultando el correo desde el móvil, algo que cada vez ocurre más.

4. Si es un correo que necesita una respuesta urgente, no incluirlo en el asunto. Es un error muy repetido. Ya que muchas personas se quejan de que otras no le han contestado el email a tiempo. Si quieres una respuesta inmediata, avísalo en el asunto, no dentro del mensaje.

5. Poner la primera frase del correo electrónico. Te hará parecer una persona vaga o perezosa, que no quiere perder el tiempo en personalizar el asunto. No darás muy buena imagen si eliges esta opción.