Desconectar de cualquier aparato que nos pueda recordar que estamos trabajando
De entre ellos, destacamos el móvil o el correo electrónico, que pueden conectarnos con el trabajo automáticamente.

Salir de la habitación donde pasamos la mayoría de la jornada
El break del mediodía es la ocasión perfecta para levantarnos y pasear fuera de nuestra oficina. Almorzar fuera y abandonar la mesa donde tantas horas pasamos se hace obligatorio para nuestra salud.

Establecer un horario fijo donde el almuerzo no se exceda ni se adelante demasiado
Las 13: 30 es un momento ideal para realizar el parón. Por delante nos queda una larga tarde y las horas más fuertes de la mañana ya han quedado atrás.

Dedicarle el tiempo necesario al descanso
Los expertos aconsejan 1 hora como tiempo necesario para aparcar los documentos y las llamadas. Además, asegurarnos de que no tenemos reuniones ni citas a esa hora.

Relacionarse con el resto de compañeros
Entre todos se logra una mejor desconexión que, entre risas, ayudará que la vuelta al trabajo sea más llevadera y la jornada venidera se vea de otra manera.