Facebook, Twitter, LinkedIn… Cada red social es diferente, y debes adaptarte a todas ellas. Depende del lugar en el que te encuentres, tendrás que comportante de una forma u otra. Ahora, comienza a crear las cuentas y piensa en un nombre. No es una decisión fácil, ya que el nombre que elijas será con el que te reconozcan en el mundo digital.

1. El nombre de usuario elegido debe ser igual en todas las redes. O por lo menos, muy parecido. No hagas muchas variaciones, porque así te identificarán fácilmente en las diferentes redes sociales.

2. Twitter. Es la red social más breve, por tanto, el nombre no debe ser muy extenso. 140 caracteres para enviar mensajes y tu nombre de usuario no debe superar los 10-15 como máximo.

3. Facebook. Puedes crear un usuario o una página. Para ambas cosas debes elegir un nombre que sea llamativo. Nosotros te recomendamos que elijas crear una página para que se pueda dar a “me gusta”.

4. Instagram. Una imagen vale más que mil palabras. El nombre puede ser el mismo que en Twitter, pero lo importante aquí es que elijas con cuidado las imágenes. Y no solo eso, también las palabras clave para encontrarte.