1. Profesional de Lego. Tu trabajo consistirá en ser un arquitecto diferente, construyendo todas las creaciones que puedan salir de tu mente y transmitiendo a los demás los beneficios y maravillas de estas pequeñas piezas. Lego no ofrece contratos al uso pero obtener un certificado profesional de la compañía significa que eres uno de sus socios de confianza.

2. Cuidador de pingüinos. Alimentar a estos pequeños animales en un acuario o zoológico puede ser una buena opción para los amantes de la naturaleza. En algunos centros permiten a la gente hacer este trabajo de forma voluntaria y mantener otra profesión.

3. Fotógrafo de National Geographic. Algunas de las mejores fotografías del mundo han sido tomadas bajo el patrocinio de esta marca. Si te gusta el riesgo y la fotografía podrás disfrutar de la combinación de ambas pasiones.

4. Instructor de Ferrari. Los futuros pilotos de Fórmula 1 tienen, desde hace años, la posibilidad de acudir a una academia para aprender desde bien pequeños. La mejor es la de la escudería Ferrari que cuenta con profesores especializados para enseñar como conducir sus impresionantes coches. No podrás estar en el circuito pero podrás ayudar a otros a conseguirlo. Una opción a tener en cuenta para los amantes del automovilismo.

5. Investigador de chocolate. Las grandes compañías chocolateras continúan probando cosas nuevas para sacar nuevos productos al mercado. Los estudios sobre alimentación tienen parte de alimentos químicos pero con el beneficio de que siempre puedes probarlos. A nadie le amarga un dulce.

6. Guía de esquí en helicóptero. Es un trabajo de temporadas pero si eres un profesional sociable podrás acompañar a los amantes de este deporte y rescatarlas en caso de que fuera necesario.