1. Trabajar en lo que te apasiona. Busca aquellos proyectos empresariales que te motiven y saquen lo mejor de ti. Medita y piensa que es lo que realmente te importa como para trabajar en ello y desarrolla día a día tus proyectos con toda la pasión y energía que tengas.

2. Estar en forma. Combate tu rutina sedentaria y las largas horas delante del ordenador con una rutina de ejercicio físico. Te ayudará a sentirte bien, a mantenerte sano y a estar de mejor humor.

3. Descansar suficientes horas. Si no duermes las horas necesarias tu rendimiento y productividad disminuirá. A pesar de que pienses que sacrificando tus horas de sueño podrás adelantar trabajo en realidad estarás forzando tu cuerpo de una forma innecesaria.

4. Buena alimentación. Establece una dieta sana y variada que te haga sentir bien. Es vital comer bien para poder tener energía y rendir adecuadamente por lo que debes planificar un horario fijo de comidas y cumplirlo.

5. Aprovechar el ahora. No te angusties por el mañana ni te obsesiones por el pasado, no merece la pena porque no lo puedes cambiar. Disfruta del momento en el que estás y trata de sacar el máximo provecho a todo lo que puedas hacer para sentirte bien.