1. Haz balance anual. Analiza las pérdidas y ganancias que tu empresa ha tenido este año y trata de plantear a partir de estos datos un plan para el año que viene. Calcular su balance al finalizar un ciclo anual es fundamental para cualquier emprendedor.

2. Planifica tus próximas acciones y objetivos. Tras el balance anual te será más fácil poder establecer tus planes de trabajo para el año que viene. De esta manera podrás enfocarte en aquellos proyectos verdaderamente rentables para tu negocio.

3. Pon al día el papeleo y paga tus impuestos pendientes. Prepara las gestiones estableciendo una cuenta separada para el pago de impuestos por adelantado. Muchos emprendedores tienen problemas cuando llegan los impuestos de autónomo, con los que, quizás, no contaban. Debes estar listo para afrontarlos.

4. Cuida tu salud. Invierte en tu bienestar y en el de tus trabajadores con un buen seguro de salud que permita que todo el personal de tu empresa esté tranquilo.

5. Sé agradecido. Si tienes algún cliente especial o importante acuérdate de ellos y envíales una felicitación o algún detalle para que sepan que les tienes en cuenta.