Ha sido precisamente éste último el que se ha encargado de desmentir a través de unas declaraciones, que esa historia que se contaba en los comienzos de la empresa, no es más que un simple mito.

Y es que parece que una empresa con las características de Apple necesitaba una historia épica de esfuerzo y superación. De empezar de la nada hasta tocar el cielo. Algo que se debía conseguir fuese donde fuese (y en las condiciones que fueran necesarias). Y eso ha dicho Wozniak, que asegura que lo del garaje es una leyenda.


“Se trata de una historia algo exagerada. El garaje nos representa, ya que hicimos los diseños allí, pero la intención era lanzar los productos fuera, como cuando llevamos el primero a una tienda que nos lo compró, y pagó directamente en efectivo”, dice Wozniak.