Y no, no vale ponerse series o películas en el ordenador. Eso es trampa.

Si no se te ocurren formas de pasar en casa un fin de semana divertido sin televisión, te voy a enseñar algunas propuestas. Desde que tuve que estar esos dos días libres encerrada sin poder disfrutar de la pequeña pantalla, he decidido pasar otros tantos de la misma manera. Ya que la vida se disfruta mucho más haciendo cosas, que viendo cómo las hacen otros.

1. Tejer. Justo ahora en invierno, entran más ganas de aprender a hacer bufandas, guantes o gorros calentitos para abrigarte. Además, tejer “está de moda”, cada vez hay más centros en los que te enseñan a hacerlo.

2. Leer. Valioso tesoro en hojas de papel. Coge un libro de esos que dices que no lees porque no tienes tiempo, y embárcate en una nueva aventura entre las paredes de tu casa. Deja fluir tu imaginación y nunca te sentirás tan libre como leyendo un libro.

3. Tocar (o aprender a tocar) un instrumento. Disfrutarás de escuchar las propias notas de música que tú mismo estarás haciendo sonar y además ayudará a aumentar tu creatividad.

4. Escuchar música. Si no te sientes preparado para aprender a tocar un instrumento, pone música y relájate. Otro placer del que muchas veces no disfrutamos por falta de tiempo.

Las cuatro cosas que os propongo, además de haceros pasar un gran fin de semana. Os ayudarán a relajaros, que para eso están los días de descanso. Desde aquí os animo a que apaguéis el televisor de vez en cuando, y disfrutes de otras cosas menos “típicas” que sentarte en el sofá para ver una pantalla.