1. Te informas de la actualidad. Todas las personas de éxito empiezan el día leyendo las principales cabeceras de noticias para mantenerse al día de los principales acontecimientos internacionales y nacionales. Es vital conocer la situación del mundo que te rodea.

2. Crees que el tiempo es oro. Aprovecha tu tiempo realizando aquellas actividades para las que eres mejor y delega tareas a otras personas que sean capaces de hacerlas mejor que tú. El tiempo es el factor que más valor debe tener en tu lista de prioridades porque es lo único sobre lo que tienes poder de actuar, rentabilízalo al máximo.

3. Ves siempre más allá. Las personas que alcanzan la grandeza son aquellas que tratan de superarse en cada reto y que dan siempre más de lo que le piden. La mentalidad de un ganador es pensar siempre a lo grande.

4. Tienes un guía o mentor. Conseguir tu fortuna gracias a tus propios esfuerzos es lo que te convertirá en una persona realmente exitosa. Para ello es importante escuchar a aquellas personas que pueden aportarte ideas que te ayuden a alcanzar tus objetivos y te lleven a mejorar día a día.

5. Inviertes tus ahorros. Preocúpate por apartar algún dinero para ahorrarlo y no utilices ese dinero bajo ningún concepto. De esta manera seguirás aumentando tus ingresos para no hacer uso de ese dinero y al final podrás tener suficiente para invertirlo en aquello que realmente te ayude a conseguir tus metas.

6. No contraigas deudas. Evita tener obligaciones que te cuesten dinero, sólo pide prestado cuando sea para invertir y hacer crecer tu capital nunca para tener que pagar algo y devolver luego la cantidad.

7. Morir pobre es tu error. Eso afirmaba Bill Gates, deja de poner excusas y lucha por conseguir lo que quieres, puedes superar tus obstáculos si tienes el suficiente tesón.

8. Le plantas cara a la adversidad. El optimismo es la mejor vía para conseguir enfocar tu atención en aquellas cosas que te importan realmente. La vida es lo que deseas que sea así que no seas tu propio obstáculo.

9. Alcanzas tus metas. Establece un plan para conseguir tus objetivos. Plantéate los pasos que debes seguir para llegar, escalón a escalón, a cada uno de ellos. Lo acabarás consiguiendo.

10. Tienes la mente abierta. No rechaces las nuevas ideas, entiende que debes centrar y enfocar tu mente en conseguir tu propia felicidad y para ello tienes que tener fuerza y confianza en ti mismo y en los que te rodean.