Hay cosas por las que pedimos perdo\́n…y no deberi\́amos

En la vida hay tres tipos de personas: aquellas que jamás piden perdón, las que lo hacen cuando es estrictamente necesario, y otras que se disculpan hasta cuando no deberían. Pero por determinadas circunstancias en algún momento todos acabamos disculpándonos por cosas que no requieren un perdón. ¿Te lo habías planteado alguna vez?

Hay cosas por las que pedimos perdo\́n…y no deberi\́amos

…por nuestros defectos. Todos tenemos defectos, y pedir perdón por ello es un absurdo. Debemos aprender a aceptarnos tal y cómo somos. Y los demás, obviamente, también.

Hay cosas por las que pedimos perdo\́n…y no deberi\́amos

…por decir que no. Tenemos derecho a decir que no a todo aquello que creamos conveniente. Por eso no debemos sentirnos culpables por hacerlo, y con ello, disculparnos.

Hay cosas por las que pedimos perdo\́n…y no deberi\́amos

…por terminar una relación que nos hace daño. Siempre es difícil acabar una relación, pero no debemos sentirnos mal por hacerlo cuando no somos felices, cuando nos hace daño, cuando lo estamos pasando mal. Lo mejor que podemos hacer es ser sinceros y honestos. Pedir perdón está de más, ¿de qué tienes la culpa?

Hay cosas por las que pedimos perdo\́n…y no deberi\́amos

…por pensar en nosotros mismos. Una cosa es ser egocéntricos, otra muy distinta es pensar en nuestro bienestar y felicidad. No sólo no tenemos que disculparnos por ello, si no que tenemos que luchar día a día porque esto sea así siempre.

Hay cosas por las que pedimos perdo\́n…y no deberi\́amos

…por apostar por aquello en lo que creemos. Muchas personas se pondrán en nuestro camino cuando luchemos por lo que queremos: por nuestra profesión, por una relación, por una amistad… pero es nuestra vida, nuestra decisión. No debemos pedir perdón por ello.

[td_smart_list_end]