Breaking Bad, House of Cards, Juego de Tronos, son solo algunas de las series que han mantenido frente a la pantalla a millones de espectadores. Las vidas de los fans de las series han cambiado en estos últimos años, y os vamos a mostrar en qué.

1. Llega la noche, y ¿qué te apetece hacer? Se ha convertido en común ponerte un capítulo de tu serie favorita antes de irte a dormir. ¿Por qué? Porque un episodio no suele durar más de una hora, en cambio, para ver una película tienes que invertir más tiempo antes de acostarte.

2. Las relaciones también se han visto afectadas por el fenómeno de las series. Si a tu pareja se le ocurre ver el siguiente capítulo sin ti, puede ser motivo de crisis.

3. También puede ser causa de crisis que te hagan un “spoiler”, una palabra que cada vez está más en boca de todos. Si alguien te hace un “spoiler” lo llegarás a considerar como una traición.

4. Las redes sociales son como un campo de minas si no vas actualizado con las series. Cualquier paso en falso te puede “spoilear”. Además, cada vez hay más grupos en las redes para comentar con otros fans los capítulos. O seguro que sigues cuentas de personajes ficticios de tus series preferidas en Twitter.

5. Los medios de comunicación también se han hecho eco. Por eso, cada vez son más los medios que han incluido un apartado de series. Sobre todo se puede ver en la televisión, que se ofertan canales exclusivos para ellas.