No todo va a ser nominaciones y entregas de cabezones. La ceremonia de los Premios Goya va ya por su edición número 34 y desde su primera celebración, el 17 de marzo de 1987 (en el Teatro Lope de Vega de Madrid), han sido muchas las curiosidades que estos premios, otorgados por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, nos han dejado.

34 años de historia del cine español recogidas en los diez apuntes informativos y más llamativos que estos premios –los más importantes de nuestro país y los equivalentes, salvando las distancias, a los prestigiosos Oscar norteamericanos– dejan año tras año.

1. El busto que se entrega a modo de galardón es una reproducción del rostro de Francisco de Goya y Lucientes por la relación que mantiene la industria del cine con el arte y, concretamente, con la pintura. Fue la Academia la responsable de crear un busto con la imagen del pintor español por el amplio y evidente vínculo cinematográfico que hay en las pinturas del artista. En un principio, este busto se realizaba en bronce y su peso era de unos 15kg (incluía una cámara fotográfica y una insignia de los Goya). El actual pesa entre 2,5 y 3 kg y es una reproducción a partir de un vaciado de escayola con acabado en bronce.

2. La alfombra roja también ha sido (y sigue siendo) motivo de anécdotas. Y no por los looks que acoge cada año, sino por su propio color. Más de 2.000 metros de alfombra guían a la entrada de los premios en cada ceremonia. Algunos años, por cuestiones publicitarias, la alfombra es de color verde.

3. Si por algo se caracteriza una entrega de premios es por sus discursos. Textos que están, casi siempre, relacionados con cuestiones políticas. Algunos de los más memorables han sido el pronunciado por Marisa Paredes  y su  alto y claro “No a la guerra” (en protesta por el conflicto bélico con Irak, en 2003), el del director de cine Álex de la Iglesia (sobre el futuro de internet, en 2011) y el que Pepa Charro dio a favor del feminismo (en 2018).

4. La actriz con más goyas en la historia de estos premios es Verónica Forqué. Ha sido premiada hasta en cuatro ocasiones por las películas El año de las luces (1986), Moros y Cristianos (1987), La vida alegre (1987) y Kika (1993). Por su parte, Javier Bardem es el actor español con más goyas en su trayectoria profesional, cinco premios: cuatro como actor protagonista y sólo uno como actor de reparto. Por las siguientes películas, respectivamente: Días contados (1994), Boca a boca (1995), Los lunes al sol (2002), Mar adentro (2004) y Biutiful (2010).

5. La dirección es otra de las categorías que más interés genera. El más vitoreado con el cabezón es Alejandro Amenábar, con tres premios; aunque el más nominado es Pedro Almodóvar, con dos. A los tres de Amenábar como director, ha sido premiado en cuatro ocasiones como guionista, otra como productor y una más a la mejor música original.

6. La persona con más premios en estas 34 ediciones es Alberto Iglesias, que ha sido premiado en 10 ocasiones.

Película ‘Átame’ (1989), de Pedro Almodóvar.
Película ‘Átame’ (1989), de Pedro Almodóvar.

7. ¡Átame! (1991), de Pedro Almodóvar, estuvo nominada en 15 categorías y no logró ningún premio. Todavía sigue pareciendo inexplicable.

8. Días contados (1999), de Imanol Uribe, estuvo nominada en 19 categorías. Es la película que más veces ha sido nominada. Se llevó 8.

9. En las últimas ediciones, la comedia se ha hecho un hueco en la gala. Dani Rovira, Ernesto Sevilla, Joaquín Reyes, Silvia Abril y Andreu Buenafuente han sido algunos de los humoristas que la han presentado. Una tendencia que también se ha visto reflejada en las películas nominadas, con una mayor presencia de comedias.

10. Aunque históricamente la ceremonia ha tenido esencia castiza, desde hace tres ediciones (contando la actual) la gala se celebra en diferentes puntos de España. Barcelona, Sevilla y Málaga son las primeras ciudades en acoger la ceremonia.