Te dejamos cinco maneras de que tu escritorio y tu ordenador no se conviertan algo dañino para la salud.

1. Comprueba tu monitor
Si tu monitor se apoya directamente sobre el escritorio posiblemente esté a una mala altura. Lo adecuado es que la parte superior de la pantalla se encuentre a la misma altura que nuestros ojos para evitar mover mucho la vista de arriba abajo, es mejor no bajar la vista más de 10 grados de inclinación. Así evitaremos muchos movimientos de cabeza y con ello dolores de cuello y espalda, además muchos movimientos de vista contribuyen a secar los ojos.

2. Mala postura
La mala postura a la hora de sentarnos es algo frecuente en las personas que pasan casi todo el día en esta posición. Lo más común es que el cuello tire hacia la pantalla, lo que pondrá en tensión esa parte del cuerpo y la columna. Lo recomendable es retraer la barbilla para mantener el cuello y la columna alineados.


3. Ponte en pie
Si puedes trabajar por periodos sentado y de pie notaras una mejora en tu posición, aumenta la sensación de bienestar y disminución de la fatiga. Si las instalaciones de las oficinas no te lo permiten, toma tus descansos de pie o realiza las llamadas telefónicas de esta forma.

4. Muévete
Porqué estar de pie cuando se podría estar caminando, cada vez más oficinas empiezan a recibir la llamada caminadora escritorio, quizás es poco practica por cuestiones de espacio y dinero. Pero es necesario cambiar de posición varias veces durante el día. Lo que están haciendo otras compañías es comprar algunos escritorios de este tipo o la tradicional cinta para que sus empleados las usen por periodos de tiempo a lo largo del día.

5. Sigue tu propio ritmo
Todo con moderación, pues este clásico hay que aplicarlo también al trabajo, no es bueno trabajar sin descanso y sin alguna distracción que sirva para relajarnos y despejarnos la mente. Es recomendable seguir la técnica “Pomodoro” que consiste en intensas ráfagas de trabajo de 25 minutos, seguidos de descansos de cinco minutos. Este método consiste en trabajar intensamente evitando distracciones con una recompensa de tiempo para desconectar. Pero es necesario cumplir unas metas durante esos 25 minutos y no esperar simplemente a que el tiempo pase.