Dentro de cada botella de Johnnie Walker Blue Label, la inigualable obra maestra de la marca, se encuentra una mezcla exquisita hecha con algunos de los whiskies más raros y excepcionales procedentes de las cuatro esquinas de Escocia. Solo uno de cada diez mil barriles tiene la calidad exclusiva y el carácter para conseguir su inconfundible sabor suave y ahumado. Por eso, como regalo perfecto para esta Navidad y como homenaje a la tierra que lo ve nacer, se ha lanzado esta edición limitada –bautizada como Johnnie Walker Blue Label Rare Side of Scotland– cuya botella es obra del prestigioso estudio Timorous Beasties, que ha representado cuatro rincones de Escocia a través de un diseño inspirado en sus Highlands. El whisky sublime de siempre, más ‘arty’ que nunca.

www.disfruta-de-un-consumo-responsable.com | Solo para mayores de 18 años. 40º