Analistas del sueño aseguran que ganar la lotería o un barco ni siquiera está dentro de los 50 mejores pensamientos más comunes durante el sueño. El mapa del sueño está dominado por cosas como la familia, nuestras mascotas, o el sexo.

A pesar de que tenemos una gran cantidad de sueños durante la noche y que el dinero es algo en lo que pensamos constantemente durante el día, no se encuentra entre las principales visiones nocturnas, como la escuela, la danza, las armas, las drogas, las películas o los alimentos. Esto demuestra que las personas dan más importancia a su felicidad real que a los números de su cuenta bancaria.

Nuestro subconsciente está diciendo que las mascotas, amigos y experiencias son lo que realmente importa, incluso si tu situación económica no es la mejor. Esto viene a confirmar lo que se ha mostrado desde la Gran Recesión, que existen cosas que nos preocupan más que el dinero, cosas que no se pueden comprar.

Pero no soñar con dinero no nos excluye de ser materialistas, porque quizás en tu sueño no aparezca un fajo de billetes pero si una casa en la playa, un coche nuevo, ir de compras o viajar en un crucero.

Aunque, por suerte, rara vez los sueños son literales ya que los temas más populares son el engaño, el adulterio, los cementerios y los asesinatos. Si sueñas con puertas que se abren o que recibes las claves o llaves de una habitación, significa una importante ganancia en efectivo, según asegura el experto en sueños, Kelly Sullivan Walden, autor de “Todo está en sus sueños”. Si estás estresado por el dinero posiblemente soñarás con dientes que se caen, animales peleando por comida o un grifo que gotea. Según el autor de “Dream On it”, Lauri Loewenberg, el estrés financiero se puede manifestar en los sueños de diversas formas como:

Ahogamiento: deuda
Sangrado: Ahorros que desaparecen
Impotencia: Pérdida de la seguridad financiera

Hay que recordar que los sueños son símbolos y nos hablan de metáforas, y que estos nos pueden ayudar con la situación financiera. Buena parte de lo que soñamos está relacionado con las finanzas aunque muchas veces no sabemos interpretarlo, tal como asegura Loewenberg.