Son muchas las razones que llevan a referirse a esta costa como un punto de encuentro de los mejores destinos gastronómicos, pero la más importante es la que tiene que ver con las cifras: un total de 28 estrellas Michelin de 22 restaurantes, 68 Soles Repsol de 45 restaurantes y 38 distintivos Bib Gourmand, están repartidos por Valencia, Castellón y Alicante; algo que viene a confirmar que la Comunidad Valenciana está acogiendo la revolución gastronómica que durante años los chefs de la zona llevan cultivando.

Nombres como Quique Dacosta, Ricard Camarena, Kiko Moya, Susi Díaz, Cristina Figueira, Raúl Resino y Begoña Rodrigo son algunos de los responsables más destacados de esta explosión de sabores y productos que está experimentando la zona; y es que, además de un amplio equipo de profesionales al servicio de la gastronomía de la zona, la comunidad cuenta con una gran variedad de alimentos. Alberga reconocidos productos como la alcachofa de Benicarló, la gamba roja de Dénia, el arroz de Valencia, la granada mollar de Elche, el kaki de la Ribera del Xúquer, los cítricos valencianos, las cerezas de la montaña de Alicante, la carne de conejo, la chufa de Valencia, los nísperos de Callosa d’en Sarrià, la clotxina de Valencia, el turrón de Alicante y el tomate de El Perelló. Esto también se ve reflejado en las más de 20 Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas que nacen de la región.

Una despensa exquisita en calidad y variedad para una zona que se presenta como la comunidad autónoma de España en la que los turistas internacionales hacen un mayor desembolso en productos alimentarios, esto es, la gastronomía que disfrutan supone un 18,7% del gasto del viaje. Una de las razones de este alto porcentaje se puede deber al producto de cercanía y el consumo de alimentos de temporada que aquí se practica.

De esta manera, que la Comunidad Valenciana esté experimentando una revolución culinaria es una realidad que se manifiesta como pilar fundamental de la campaña ‘Comunitat Valenciana: tu próximo destino gastronómico’, promovida por la Confederación empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad Valenciana, y que tiene como objetivo consolidar la región en el mapa culinario nacional.