Una legión de seguidores llena las pistas de baile de buena parte del mundo para verla actuar; desde su Italia natal hasta el santuario electrónico de Ibiza pasando por Latinoamérica (donde se encuentra de gira este mes de noviembre) o por casi cualquier otro lugar del globo. Nacida en Scampia, uno de los distritos más duros de Nápoles, Deborah ha ido poco a poco subiendo peldaños hasta lo más alto de un universo, el de la música electrónica, dominado en buena parte por hombres. Y no solo ha logrado convertirse en una cotizada productora y Dj, sino que también ha desarrollado su faceta empresarial con la creación de su propio sello, Sola_mente Records, desde el que vio la luz en 2018 su álbum debut Ten.

Aunque Deborah reconoce que su techno se ha “endurecido” a medida que ha avanzado su carrera, asegura que está “influenciada por todos los sonidos que la rodean, desde los de las ciudades a las que viajo hasta los de la naturaleza”. Su romance con la música comenzó en su infancia gracias a su padre. “Solía pasar todas las tardes con él, escuchando su colección de discos”, rememora. Después hicieron aparición en su vida los sonidos electrónicos y la cultura de club; primero trabajando de camarera y después como bailarina en discotecas, hasta que decidió que su carrera tenía que estar unida a la música de baile. Pero tendría que ser a su manera. Así que decidió convertirse en su propia jefa “porque quería tener la libertad de lanzar música en mis propios términos, tener el control creativo completo sobre lo que publico y cuándo lo publico”, explica. Una libertad que pagó en horas de trabajo interminables, sobre todo al principio: “Llevaba 11 años ocupándome de todo yo misma, pero recientemente he decidido trabajar con una agencia que se encarga de las reservas y la gestión de las giras para poder concentrarme más en mi nueva música y en mis nuevos proyectos”. El negocio le va sobre ruedas: solo por citar algunos de sus últimos éxitos, en julio su sello realizó su quincuagésimo lanzamiento (19 Calls), hace poco compartió cabina con Carl Cox en Madrid y acaba de debutar con su Essential Mix en BBC Radio 1. “Este año ha sido muy bueno para mí, y solo quiero seguir haciendo lo que estoy haciendo”, explica.