Hay que remontarse a 1914 para empezar a contar la historia de esta empresa multimarca; y hay que poner la mirada en la calle Campoamor de Madrid para descubrir a José Yusty Morales, su fundador, iniciando su actividad como sastre. Allí establece su taller para poder atender a sus clientes y que su nombre comience a ser conocido en la ciudad. Ahora, 105 años después, con un puñado de clientes de confianza, un reconocimiento internacional y una tienda –instalada en la capital–, Yusty sigue disfrutando de momentos dulces, como el prestigio de ser la firma de referencia en estilo masculino.

Un éxito que, intuido desde sus primeros años de vida y una participación en la Feria Pitti Uomo del año 1972 como acontecimiento importante de la época, se consolida en los años noventa cuando sus tiendas de las calles Serrano y Ayala pasaron a ser lugar de encuentro de la alta sociedad, que busca un templo de excelente cuidado en sastrería y camisería; además de una colección Yusty con fabricación de producto propio y espacio multimarca con firmas relevantes de interés no solo nacional, también internacional, cuando todavía no había en la ciudad tiendas propias de estas firmas venidas de fuera.

¿La clave de este triunfo? Muy posiblemente el acierto de saber compaginar su savoir faire con los tiempos tan repentinos de la moda y sus tendencias; no quedándose en el pasado pero sí respetando la elegancia de la artesanía. Y, claro, adecuándose en todo momento a las necesidades de los clientes sin perder su tan asentado ADN. Filosofía que le ha valido formar parte de la Asociación Española de Sastrería, que otorga una etiqueta sello de calidad a los mejores sastres de Madrid y que defiende el estilo de la sastrería como un activo.

Tres generaciones después, charlamos con los nietos de José y partners de la firma, Daniel Yusty Everhed y José Yusty Calderón, para conocer más del funcionamiento de esta empresa, su actividad actual y sus retos futuros.

¿Cuál ha sido la principal evolución de la marca desde sus orígenes en 1914? 

José Yusty: La marca ha evolucionado adaptándose a las necesidades de sus clientes y mejorando constantemente la experiencia de compra y el servicio.

De ocupar un sitio preferente en la calle madrileña de Serrano a cambiar de ubicación a la calle Ayala, ¿a qué se ha debido este cambio?  

Daniel Yusty: El motivo principal fue unificar los espacios en nuestra histórica tienda de Ayala, 20. La ubicación en Serrano era muy privilegiada, pero necesitamos los 600 m2 que Serrano no tenía.

Con la mirada siempre puesta en la sastrería, ¿cómo se aprecia esta división en el nuevo establecimiento? 

J.Y. La sastrería y camisería a medida son nuestro ADN, y el prestigio y reconocimiento de la marca se han conseguido gracias a ellas. Queremos mantener ese pilar como eje fundamental en el nuevo espacio.

¿Qué va a encontrar un cliente en Yusty? 

D.Y. Una sastrería y camisería 100% artesanal, una colección Yusty basada en el llamado Made in Italy, y una selección multimarca cuidada y exclusiva.

¿Qué importancia tiene para Yusty y cómo está influyendo en la marca la fiebre de la compra ‘online’? 

J.Y. La venta física y online están entrelazadas para siempre. Aunque la experiencia de la tienda no se puede replicar online la onmicanalidad es una realidad, y el cliente necesita y exige que la tienda y su oferta se repliquen de la mejor forma en digital.

Además de la venta física y ‘online’, ¿qué pueden contarnos del concepto llamado ‘trunk shows’? 

D.Y. En el mundo del lujo, la personalización del producto es cada vez más importante. En el caso de la sastrería a medida, el trunk show aúna personalización con experiencia en un evento único donde Yusty o la marca con la que colaboremos plasme su ADN, sus mejores productos y servicios.

En cuanto a las colaboraciones de Yusty con otras marcas, ¿cuál será la siguiente? 

J.Y. Estamos constantemente analizando el mercado, yendo a ferias y muy pendientes de las marcas más atractivas para nuestros clientes. Las últimas colaboraciones han sido con Lardini, John Lobb, Kiton… La próxima será muy potente y exclusiva.

Trabajar con firmas internacionales bajo el paraguas de Farfetch supone un exquisito control de los pedidos, tramitaciones y envíos. ¿Cómo se gestiona desde Yusty? 

D.Y. Llevamos mucho tiempo colaborando con Farfetch. Es una gran plataforma que nos permite llegar a mercados inaccesibles y una herramienta fundamental para las tiendas independientes.

¿Qué retos en cifras se pretenden alcanzar en este 2019 o en 2020? 

J.Y. Nuestro objetivo para el 2020 es la consolidación del nuevo espacio, la experiencia digital, los trunk shows y la venta online, tanto en nuestro canal como en Farfetch, con un crecimiento estimado del 30%.