Pudiendo aprovechar una plataforma que te ofrece darte a conocer al mundo profesional en la Red, muchas personas dañan su imagen mal utilizando esta red social.

¿Descuidarías tu currículum? Pues una vez que tienes un perfil en LinkedIn piensa que ese es tu currículum. Es más, seguramente lo lea mucha más gente al tener un perfil público. Y sobre todo, lo pueden seleccionar reclutadores para sus empresas. ¿Quieres aprovechar la oportunidad de tener un LinkedIn a la altura? Te vamos a mostrar errores que jamás debes cometer en la red social.

1. No actualizar tu perfil cada vez que exista un cambio en tu carrera profesional. Si solo te metes a modificar tu cuenta cada mucho tiempo, no sirve para nada tener un perfil creado, ya que estará totalmente anticuado.

2. No tener una foto de perfil. O lo que es peor, tener una foto de perfil que no es la adecuada. Está mal no incluir la fotografía, ya que a muchas empresas les importa la imagen de los candidatos, pero es aún peor subir una fotografía que pueda dañarte como profesional. Cuidado con lo que cuelgas en las redes sociales porque puede cerrarte muchas puertas.

3. Incluir solo las empresas en las que has trabajado, pero no los cargos. Es un error muy grave, ya que en una misma compañía se pueden desempeñar trabajos completamente distintos.

4. No utilizar los grupos de LinkedIn. Para poder encontrar gente con los mismos intereses profesionales que tú, o para facilitar el trabajo a los reclutadores que estén buscando perfiles en la red social. Lo mejor es formar parte de grupos que tengan relación con tu carrera profesional.

5. No conectar con otros usuarios. Lo repetimos una última vez: crearte un perfil para tenerlo abandonado no sirve para nada. Debes interactuar con otros usuarios para crear enlaces profesionales en la red social.