¿Cómo respondes aun correo complicado de trabajo? Normalmente estamos acostumbrados a enfrentar este tipo de situaciones a la cara. Por lo cual tenemos que adaptar lo que haríamos frente a frente al correo electrónico. ¿Cómo hacerlo? Os lo mostramos a continuación.

1. Lo primero que debes hacer es leer varias veces el correo que has recibido. Para comprender exactamente todo lo que te han escrito y poder elaborar una respuesta a la altura de los acontecimientos.

2. Aunque el correo tenga que ser formal, porque no debes salir del lenguaje que empleas en el ambiente laboral, intenta que sea lo más agradable posible. Si estás enfrentando una situación complicada, evita que se convierta en conflictiva.

3. No vayas directamente al grano, siempre pon un encabezado saludando, o incluso preguntando “qué tal”.

4. Al igual que debes comenzar con un saludo, siempre despídete y firma el e-mail. Así te asegurarás de que el destinatario sabe de quién está recibiendo el correo electrónico.

5. Céntrate en los hechos por los cuales estás respondiendo a un e-mail incómodo. No sirve de nada darle vueltas y parecerá que no quieres hablar del tema. Sé directo.

6. Intenta dar toda la información necesaria para resolver la tesitura en un correo electrónico. Para no tener que ir enviando e-mails aportarndo más datos que habías olvidado.

7. Relee varias veces el correo electrónico antes de enviarlo. Intenta hacer una buena redacción para que se comprenda bien el contenido. Están prohibidas las faltas de ortografía. Así demostrarás que le has dado importancia al correo.