Nunca, jamás, olvides las siguientes cosas que os vamos a presentar. Ya que todas ellas son, al fin y al cabo, más importantes que el trabajo. Obviamente todos necesitamos comer, y para ello hay que ganar dinero trabajando. Pero no olvides que solo el dinero no te dará la felicidad.

El tiempo pasa muy deprisa, por eso evita centrarte únicamente en tu trabajo, ya que te perderás circunstancias muy hermosas de la vida, que a veces, solo ocurren una vez.

1. La salud. Es el punto número uno porque también es el más importante. Si permites que tu trabajo comience a afectar a tu salud, estás completamente perdido. Si no te mantienes sano, terminarás por no ser capaz ni de trabajar.

2. La familia y los amigos. Los trabajos vienen y van, no existe nada estable, porque en realidad, un día puede irse todo a pique y que tengas que comenzar de nuevo. Hay que intentar que no, pero por si ocurriera, aquellos que (si les cuidas) no te va a abandonar, son tus amigos y tu familia.

3. Tiempo para ti mismo. Tienes que cuidarte, y ya no solo en salud, también anímicamente. Si tu trabajo consigue que no puedas hacer todo aquello que deseas hacer… ¿Para qué sirve realmente ganar dinero si no tienes tiempo para gastarlo en lo que te apetece?

4. Tus principios. Normalmente cuando somos jóvenes, comenzamos a crear nuestros propios valores, y según va avanzando el tiempo, muchos los abandonan. ¿Has perdido tus principios por el trabajo? Seguramente, las personas de tu alrededor no te verán como el mismo, y puedes causar muchas decepciones. Sé fiel siempre a tus principios, y no los abandones jamás, ni por un cheque millonario.