Si nos preguntan por un mítico todoterreno seguramente, entre los tres primeros que nos vengan a la cabeza, se encuentra el Jeep Wrangler. Este 4×4 americano ha destacado desde su lanzamiento, allá por 1941, por su funcionalidad, su capacidad fuera del asfalto y su carácter aventurero. Esta cuarta generación, es considerada por el fabricante americano, la más capaz de la historia, ofreciendo los más altos niveles de confort y maniobrabilidad para el uso diario.

Según el nivel de equipamiento, incluye dos sistemas de tracción a las cuatro ruedas: Command-Trac, en los niveles de equipamiento Sport y Sahara, y Rock-Trac, de serie en el acabado Rubicon, el modelo más robusto y más radical fuera del asfalto. Ambos sistemas cuentan con la nueva caja de transferencia de dos velocidades Selec-Trac para una gestión y un control continuos del par enviado a las ruedas delanteras y traseras.

Los modelos Rubicon ofrecen una articulación y un recorrido total de la suspensión adicionales con la ayuda de la desconexión electrónica de la barra estabilizadora delantera. Este sistema permite, a los conductores, desconectar la barra estabilizadora delantera para ofrecer un recorrido adicional a la rueda y transitar por las rutas más difíciles.

Exteriormente presenta un diseño claramente reconocible pero con un aspecto más moderno, con unos pasos de rueda más llamativos y una renovada parrilla frontal de forma trapezoidal, así como unas ventanillas más grandes que ofrecen una mejor visibilidad . El Wrangler es el único SUV 4×4 totalmente descapotable disponible en el mercado que incorpora la nueva capota eléctrica Sky One-Touch que permite permitir a los ocupantes retraer el techo de lona que puede abrirse en su totalidad con solo presionar un botón. Opcionalmente se puede optar por una nueva capota blanda denominada Sunrider y el techo rígido desmontable de tres paneles Freedom Top, más ligero y fácil de usar.

El interior del nuevo Jeep Wrangler ha ganado en habitabilidad y confort gracias a los nuevos materiales de alta calidad y a la disposición de los elementos. La consola central, inspirada en el legado de Jeep, presenta una forma esculpida y limpia que complementa el diseño horizontal del salpicadero y luce un acabado que depende de la elección de la versión. El panel de instrumentos forrado presenta una superficie suave al tacto con llamativas costuras en el acabado Sahara.

El nuevo Jeep Wrangler, que estará disponible después del verano, ofrece vario sistemas de seguridad activa y pasiva, incluido el control del ángulo muerto y de la parte trasera del vehículo, el sistema de ayuda al aparcamiento delantero y trasero y la cámara de visión trasera. Además no se queda a tras en conectividad gracias al sistema Uconnect, compatible con Andorid Auto y Apple CarPlay.