En 1889 el japonés Fusajiro Yamauchi puso la primera piedra de lo que más tarde se ha convertido en todo un símbolo de los videojuegos. Aunque es cierto que sus inicios en Kioto nada tuvieron que ver con lo que, finalmente, ha conseguido. Su primera apuesta fue por los naipes. Hasta los años 70 pudo mantenerse pero, a partir de ese momento, comenzó su revolución. Sin duda, es una de las empresas del sector del videojuego más importante del mundo.

Su primer éxito fue con el juego Donkey Kong diseñado por Shigeru Miyamoto. Mario Bros hizo entonces su aparición convirtiéndose en el protagonista de posteriores creaciones. Su momento de gloria tuvo también el que se ha convertido en todo un clásico de los videojuegos: The leyeng of Zelda. A partir de entonces, llegaron a las manos de muchos de nosotros las consolas. Uno de sus logros más extendido fue la Game Boy. Muchos cayeron en el atractivo de esta nueva forma de jugar. Los beneficios de la compañía se dispararon. Juegos como el Tetris han sido los “culpables” de que Nintendo se posicionara durante años como una de más valoradas.

Es cierto que, pese a todos sus aciertos con consolas como SuperNintendo o la novedosa Wii, Nintendo también acumula en sus 125 años algún que otro traspiés. Entre sus desaciertos, con pérdidas de dinero incalculables, figuran los modelos Game Cube y Virtual Boy. Hoy en día, su mirada está en sus nuevos lanzamientos y, aunque el futuro es incierto y la competencia es cada vez mayor, su nombre sigue encabezando las preferencias de muchos de sus aficionados.