La población china va más allá del carril bici y da un paso más en esto de las vías exclusivas. Debe ser que el gobierno de la ciudad china estaba harto de ver a sus paisanos tropezar por las calles. Por ello, ha decidido poner punto y final a este problema cada vez más extendido entre la sociedad. Su idea es sencilla pero, a la vez, efectiva. Sólo ha hecho falta pintura blanca para dividir una carretera en dos: la de con móvil y la de sin móvil.

Y es que, han creado un carril exclusivo para que los adictos al teléfono móvil caminen con tranquilidad por la ciudad. A lo largo de unos 30 metros, se puede pasear con la atención puesta únicamente en el móvil. El dibujo de un dispositivo pintado en el suelo es el indicador de que ése es el lugar por el que tienes que pasar. Y lo más curioso es que, fuera de este carril, como indica la señalización, está prohibido el uso del “smartphone”

Se han cuidado todos los detalles para que los transeúntes que vayan por esta vía se despreocupen. Han incorporado flechas que le indican al peatón la dirección que tienen que seguir para que no se equivoque de sentido. Los 28 millones de habitantes de la ciudad China, una de las más importantes del país, han recibido con sorpresa este nuevo elemento en una de sus calles aunque, es cierto, que más de uno ya lo ha utilizado. De momento, sólo se ha puesto en marcha en la calle Foreigner, una de las más transitadas, aunque se espera que se desarrolle en otras zonas.