El segmento D, el de las berlinas medias, lleva un tiempo de capa caída. Pero, aunque las matriculaciones de estos vehículos sigue retrocediendo, Peugeot ha apostado a lo grande con la renovación total de uno de sus buques insignia: el Peugeot 508.

En los últimos años, la firma francesa ha realizado una gran ofensiva en el segmento SUV con los 2008, 3008 y 5008 y en el de los compactos con el 308 posicionándose muy cerca de las marcas consideradas premium gracias a la calidad de estos vehículos, reflejada en sus excelentes acabados, su atrevido y elegante diseño y su avanzada tecnología. Con el nuevo 508, el fabricante da un golpe en la mesa del segmento D reinventando el concepto de berlina con el objetivo de revolucionar el mercado y competir con las marcas más premium.

A primera vista, su aspecto exterior impacta. Basado en la estética de los concept cars Peugeot Exalt y el Instinct, su afilado frontal, con un punto agresivo que realza su estética coupé, y su perfil, que exhibe unas proporciones equilibradas, le confieren una gran personalidad. En la parte trasera encontramos una de las novedosas características del nuevo 508: un gran portón ingeniosamente escondido que permite un acceso óptimo a los 487 litros de capacidad del maletero.

En su interior destaca su espectacular salpicadero de estilo futurista fabricado con materiales de gran calidad que incorpora la última generación del Peugeot i-Cockpit® con una pantalla central táctil de 8 o 10 pulgadas con siete elegantes interruptores que imitan a las teclas de un piano que permiten un acceso directo a las principales funciones de confort: radio, climatizador, navegador, parámetros del vehículo, telefonía, aplicaciones móviles e i‑Cockpit® Amplify.

El 508 ofrece todo un arsenal de ayudas a la conducción de última generación de entre las que destaca el sistema de visión nocturna Night Visión que gracias a una cámara de infrarrojos permite la detección de personas y animales frente al vehículo de noche o en condiciones de visibilidad reducida. El sistema garantiza la detección a una distancia de hasta 200-250 m, más allá del alcance de las luces de carretera.

El Peugeot 508 está disponible en motores gasolina PureTech de 180 y 225 CV con cambio automático de ocho velocidades y con cuatro motores diésel BlueHDi de 130 CV, manual y automático, 160 y 180 CV con cambio automático EAT8. Su precio, a partir de los 27.250 euros de la versión más básica del diésel de 130 CV.