Su carta se compone de una selección de platos donde los protagonistas son los pescados y mariscos cocinados siguiendo diferentes técnicas: a la parrilla, al horno, a la plancha, en fritura… A ello se le suman también arroces y cortes de carne de la mejor calidad. La gamba roja de Jávea y el bogavante azul se cuentan entre las estrellas del menú, pero también resultan muy apetitosas y convincentes las chacinas frías, los tartares y ceviches o caprichos del mar como la lubina frita adobada al limón. La degustación de pescados de anzuelo, como el lenguado de estero o los chipirones, también es posible, preparados especialmente a la parrilla.

Además, si por algo se caracteriza Pez Fuego es por la calidad y mimo al producto –adquirido directamente en lonjas selecciondas–, tratando en todo momento la pieza con cuidado y sencillez. Solo así se puede optimizar la cocina y explotar todas las virtudes del plato. El chef Francisco Martínez Sarabia demuestra nuevamente su experiencia y larga trayectoria de más de 20 años en el mundo de la restauración.

Todos los platos lucen (y saben mejor) sobre la mesa, desde la gamba roja hasta la lubina o el lenguado.

Pez Fuego está dividido en distintos ambientes: sala del restaurante, salón privado, barra con vistas a la parrilla, zona lounge y terraza adaptada. Imposible no encontrar el espacio adecuado a cada ocasión. No se puede dejar de recordar su formidable bodega y cuidada carta de vinos con más de 140 referencias (españolas y extranjeras). La experiencia gastronómica, en definitiva, es perfecta para hacer negocios, cerrar acuerdos o firmar nuevos contratos.