1. Lanzar tuit en horas claves
Las empresas analizan las horas donde sus clientes potenciales suelen consultar Twitter. De esta forma, garantizan que sus mensajes lleguen a un mayor número de usuarios y tenga un mayor impacto. Procuran que sus tuits se envíen en momentos claves del día para captar seguidores y mantener a los que ya tienen.

2. Fotografías que llaman la atención
La reacción visual de un tuit también es de gran importancia cuando se trata de obtener buenos resultados. Por ello, las empresas intentan que sus mensajes vayan acompañados de imágenes o vides que llamen la atención de los tuiteros. En muchas ocasiones, se incluyen enlaces interesantes relacionados con el tema principal.

3. Crean hashtag curiosos
El vocabulario de Twitter debe de estar adaptado a los requisitos del mismo. Los hashtag son una gran herramienta de marketing para las empresas y otorgan valor a cualquier tuit. Es una forma de crear tendencia que las empresas han sabido añadir en cada uno de sus mensajes. Además, facilitan la conversación entre varios seguidores sobre una marca determinada.

4. Están en constante movimiento
Conscientes de la importancia de ser visibles en la red, los buenos empresarios han sabido avanzar utilizando las redes sociales como pilar fundamental para su crecimiento. Entienden que es importante generar contenido valioso y en constante actualización. Es una forma rápida y directa para informar sus clientes.

5. En contacto con sus seguidores
Una buena táctica de las empresas y, de las más efectivas, es tener una comunicación fluida con la base de la empresa: los followers. Es esta la razón de que las marcas tengan en cuenta las opiniones de sus clientes y mantengan contacto para solucionar consultas. Contestan a todos los mensajes que pueden y están atentos a las peticiones.