1. El potencial de las redes
Tanto Facebook como Linkedln son dos gigantes de la comunicación a los que es difícil superar. Google está invirtiendo en su propia versión de red social, Google Plus. Fue lanzada en 2011 pero, a pesar de sus tres años de vida y su crecimiento, todavía no llega a ser la opción preferida para los internautas.

2. El avance de nuevos modelos
El mercado está en continuo movimiento. Muchas son las empresas que, gracias a su innovación, están siendo un reclamo para inversores y publicistas. De hecho, el crecimiento de Google, en cuestiones de ingresos, se ha reducido los últimos años. Aún así, es cierto que sus ventas anuales se siguen fijando en más de 50 millones de dólares al año.

3. El mercado de las “apps”
Google nos da la bienvenida a Internet cada vez que queremos hacer una búsqueda. Este hábito podría verse reducido con el éxito de las aplicaciones móviles. A través de los dispositivos podemos acceder a contenido de utilidad sin necesidad de pasar por Google. Poco a poco, las “apps” están quitando el protagonismo y pueden ser una “amenaza” seria en el futuro.

4. Formas de pago que no resurgen
Google ha estudiado diferentes formas de pago similares a el PayPal. El triunfo de esta modalidad del comercio electrónico todavía es una asignatura pendiente para la empresa. El sistema de pago móvil para hacer compras por el que apuesta la compañía, Google Wallet, cumple las expectativas establecidas pero, aún así, tiene mucho camino por recorrer y mucho trabajo por hacer.