Ubicado en la zona norte, frente a una cala de aguas turquesas, BLESS Hotel Ibiza es el nuevo place to be de este verano. El establecimiento, el segundo de la nueva marca de lujo de Palladium Hotel Group tras la apertura del de Madrid, es heredero directo de aquel espíritu hippy que hizo famosa a la isla y se presenta ante el mundo con el lujo hedonista por bandera.

Su diseño interior está inspirado en Coco Chanel, en aquello de que “para ser irreemplazable uno debe buscar siempre ser diferente”, que decía esta figura inmortal de la moda. Una singularidad y autenticidad que se plasma en la combinación del estilo formal, casual, sencillo y cómodo con el carácter local, reinterpretando su esencia y refundando el lujo Mediterráneo con inspiraciones de la Costa Azul francesa y de la Riviera italiana.

En las habitaciones, con impresionantes vistas al mar, el color blanco, insignia de la isla, es el protagonista, con sutiles toques de negro, dorado o gris, como la piedra de Ibiza. Sin olvidar el rosa pálido, de Coco Chanel, los tonos de las puestas de sol ibicencas y la madera de color roble, para dar calidez.

Además, el hotel pondrá a disposición de los huéspedes experiencias únicas de descanso y cuidado personal (como su fantástico spa), y una amplia oferta de arte y entretenimiento basada en la agenda cultural de Ibiza y que incluirá DJs, desfiles de moda, performances, arte visual y exposiciones de fotografía.

Y por supuesto, no podían faltar las exclusivas propuestas gastronómicas. Como la de Breakfast Terrace, un buffet estacional y a la carta con productos de primera gama; Llum Pool Club, que ofrecerá una amplia selección de bebidas y cócteles de autor y carta de comidas; Epic Infinity Lounge, con una carta basada en el huerto, sushi, ceviche y bebidas premium; ETXEKO Ibiza by Martin Berasategui, un juego de sabores y texturas, fiel reflejo de la gastronomía del maestro vasco; Salao Atlantic Restaurant, que bajo el concepto del mar propone una unión armonizada Atlántico-Mediterráneo; y Tris Vermutería & Bar, donde sus mixólogos convierten en arte la combinación de colores y aromas. Y es que a BLESS Hotel Ibiza se viene, ante todo, a disfrutar.