Hay veces en las que es difícil decidir qué cocina es la más bonita o qué salón es más confortable. Esa decisión la podrás evitar con la iniciativa que ha puesto en marcha la empresa de alquileres Airbnb y el grupo sueco. Pretenden que tres familias australianas duerman la noche del 31 de agosto en la cama y con la decoración de una de las tres tiendas de la compañía en Sidney y Perth.

Los candidatos que quieran participar en esta aventura de la mano de Ikea podrán elegir incluso el estilo de la habitación donde quieren dormir. Las hay para los amantes de la naturaleza, la del ecanto rústico, para los prácticos, la de vida de la ciudad, y para los más modernos, la cosmopolita. El procedimiento requiere imaginación ya que los participantes tendrán que enviar un escrito a la compañía donde expliquen, en 25 palabras, por qué quieren pasar la noche en una de sus tiendas. Es decir, directos al grano.

Y no creáis que todo el mundo puede optar a llevarse el regalo. Los interesadas que quieran tener, durante una noche, una casa diferente tendrán que cumplir una serie de requisitos. Tendrán que ser una familia de tres o cuatros miembros donde haya, al menos, un niño de más de seis años entre ellos.

La empresa Airbnb se caracteriza por ofrecer a sus clientes lugares diferentes donde vivir momentos únicos. Por ello, como una estrategia de marketing asegurada, la compañía ha unido sus capacidades a las del gigante de los muebles. De esta unión ha resultado el proyecto. Ambas compañías confían en su éxito gracias a los miles de seguidores que arrastra Ikea. Y, por supuesto, a el interés que despertará entre los más aventureros.

Eso sí, también hay letra pequeña. En este caso, los aspirantes al puesto tienen que aceptar que, durante algunos momentos de la noche, su “nueva vida” en una de las habitaciones sea grabada por medios de comunicación. Algo que parece no ser un inconveniente cuando se trata de Ikea. Y es que, es cierto que ir a una de sus tiendas es sinónimo de querer vivir en una de ellas.