1. Los mentirosos suelen titubear cuando dan una respuesta que no es cierta. Si notas que una persona no tiene seguro qué quiere decir o no sabe cómo explicarse, abre los ojos. Es muy común que se tengan dudas y que la conversación no sea tan fluida como lo es normalmente.

2. Es difícil que, algo que es inventado, sea fiel a una misma historia. Por lo tanto, un truco para dar saber si algo es mentira es hacer hincapié en los detalles. Aunque lo tengan muy estudiado, al final, los mentirosos descubren sus cartas y cometen el error de cambiar la versión cada día.

3. Se mueven en exceso y se muestran incómodos consigo mismos. Es como si tuvieran prisa por acabar. Cuando se sabe que se está mintiendo sobre algo se está más inquieto de lo habitual. Sabes que, en realidad, está engañando a otra persona.

4. Normalmente, las personas más mentirosas son las aquellas que continuamente están proclamando su honestidad y jurando cada una de sus palabras. Es una forma de cubrirse las espaldas ante la otra persona pero, por desgracia, hay veces en las que no tiene la validez que debería.

5. Exagerar las cosas demasiado puede hacerte pensar que te están intentando engañar. Tanto en el terreno laboral como en el profesional hay que tener cuidado con este tipo de cosas. Es posible que, por tu afán a engrandecer las cosas, estés inventando más de lo que crees.

6. Son incapaces de mantener la mirada contigo. Para una persona que miente será difícil que sus ojos se fijen en los tuyos. Ellos mismos saben que lo que dicen no es cierto y que los ojos son el reflejo del alma. Por ello, evitarán el contacto directo.

7. El tiempo que una persona se toma para darte una respuesta es importante para pillar a un posible mentiroso. Pueden recurrir a volver a repetir la pregunta que les acabas de hacer o fingir que no te han escuchado bien. Es tiempo extra que ganan para pensar.

8. Una persona sincera está dispuesta a argumentar sus razones y a colaborar con todas tus dudas. En cambio, el mentiroso siempre se mostrará a la defensiva y no querrá dar explicaciones. Creerá que desconfías y se enfadará con tus comentarios.