1. Supera logros y alcanza metas
Obviamente para conseguir esto, tienen que surgirte nuevas metas y logros que superar. Es la clave de la felicidad de cualquier trabajador: no parar de hacer cosas que te motiven, te ayuden a seguir teniendo ilusión y que te hagan sentir que vales como profesional. Una persona que se limita a hacer lo mismo una y otra y otra vez, acaba por perder el ánimo cuando va al trabajo.

2 Relaciónate con tus compañeros
¡No seas tímido! Relacionarte y llevarte bien con el resto de tus compañeros de trabajo te hará ir con una sonrisa. Comerás acompañado, podéis tomar algo al salir del trabajo… tener una buena relación con la gente con la que estás 8 horas diarias es más que recomendable; es necesario.

3. Reclama y cobra un buen salario
Es otro de los motivos que te hacen estar a gusto en el trabajo: ver que está bien reconocido y retribuido de una forma económica. Muchas personas desempeñan trabajos que les gustan, les encantan, les motivan…pero no lo ven reconocido en sus sueldos, factor que acaba por desmotivarles. Si ese es tu caso, intenta al menos que esa situación cambie. ¡Por intentarlo no pierdes nada!

4.Ten una relación cordial con tu jefe
Muchas personas acaban amargadas en su trabajo porque topan con una persona desagradable, inquisidora o amargada como jefe. Intenta por todos los medios que os llevéis bien desde el primer día, porque un mal jefe puede amargar hasta el trabajo de tus sueños.

5. Respeta tus horas de trabajo y de descanso
Por último, es fundamental un buen descanso y cumplir el horario estipulado. Es normal que de vez en cuando tengas que echar horas extras, todos lo hemos hecho. Pero no dejes que eso se convierta en un hábito porque si lo haces esto puede mermar tu “felicidad laboral”.