Sí, Google nos ha facilitado tanto la vida que hemos perdido ciertos hábitos. Nosotros hemos hecho un esfuerzo para recordar (sin buscar en Google) y recordároslos. A veces sería bueno dejar a un lado el buscador y probar a hacer todas estas cosas de nuevo.

1. Preguntar por una calle
¿Para qué vamos a tener que comunicarnos con desconocidos si tenemos Google Maps? Además, ya hasta seguro que nuestros amigos nos han enviado la ubicación por Whatsapp. ¡Con lo que se aprende de una ciudad perdiéndose por ella!

2. Hacer memoria para recordar
“Esto… Ehm… Lo tengo en la punta de la lengua…” ¿Hace cuánto que no decís esa frase? Es mucho más fácil no ejercitar vuestra memoria para recordar y buscar en Google el nombre de ese actor que tenéis en “la punta del dedo que pincha en el buscador.”

3. Equivocarte en público
La verdad que Google nos ha quitado de pasar muchas vergüenzas. Anteriormente cuando alguien hablaba de un tema que no manejabas, podías quedarte callado o participar en la conversación sobre algo que te suena. Hoy en día tienes todo el Google, hasta el nombre de esos grupos indies que no conoce nadie.

4. Conocer a alguien quedando con él
¿Qué hacemos cuándo conocemos a alguien nuevo? Meter su nombre en Google. Es un nuevo hábito que la mayoría de usuarios de Internet hacen para encontrar información sobre esa persona. ¿No sería mejor quedar para tomar un café y preguntarle como antaño?

5. Esperar a que el médico te diga qué te ocurre
Un problema real que preocupa mucho al sector de la sanidad por ser peligroso. Antes cuando estábamos enfermos acudíamos al médico para que nos diera un diagnóstico. En la actualidad la mayoría introducen en Google sus síntomas para encontrar lo que les ocurre. Cuidado con este mal hábito, nosotros os recomendamos acudir a un médico.