1. Zapatos
Seguir con mocasines; son más cómodos y convenientes. Además si no tienes demasiado sentido de la moda, opta por los zapatos negros en vez de innovar con unos verdes o similar y “meter la pata” (y nunca mejor dicho). Por otro lado las hormas de cedro son una necesidad: absorben la humedad y alargan sustancialmente la vida de tus zapatos.

2. Calcetines
Comprar al menos 20 pares idénticos cada seis meses y no ir jamás sin ellos, ya que es una violación declarada de muchos códigos de vestimenta corporativos, sobre todo para los bancos.

3. Pantalones
No darle la vuelta al bajo de los pantalones nunca, e intentar hacerlos o comprarlos con la mejor medida posible, ni demasiado cortos ni demasiado largos. Por supuesto siempre pantalones ejecutivos de vestir, nada de vaqueros o algo sport. Además intentar hacerlos bajo la tutela de un buen sastre.

4. Cinturones / Tirantes
Nada estridente o desagradable como insignias de plata o dibujos llamativos. Llevarlos no es problema pero siempre de una forma discreta y elegante, sin que destaque demasiado sobre el resto de la vestimenta.

5. Camisas
La camisa mejor sin las iniciales de nuestro nombre (claro está), sin bolsillos y sin botones de cuello. Además intenta tener camisas nuevas cada año, y si tienes problemas de sudoración, lleva camiseta debajo siempre. No hay nada más antiestético que las marcas que deja el sudor en una camisa.

6. Corbatas
¿Lo mejor? El nudo Windsor. Medio también está bien dependiendo del tipo de corbata. Todo el mundo tiene una corbata favorita o “de la suerte”, pero no te la pongas cada semana. En términos de color, tonos de gris y azul marino con algunas variedades de telas a rayas es todo lo que necesitas.